La devaluación de la palabra fabricante (o busque las 7 diferencias)

La devaluación de la palabra fabricante (o busque las 7 diferencias)

En los últimos años hemos asistido a una avalancha de páginas de empresas, con  una oferta de maquinaria de churrería prácticamente idéntica, en muchos casos anunciadas como "fabricantes". Tanto es así que incluso se utilizan exactamente las mismas fotografías para ofertar esos productos que supuestamente fabrica cada uno.


Aunque hay muchos ejemplos, el caso más llamativo es el de la máquina de churros manual inventada y comercializada desde hace más de 50 años por Ángel López Oliva. Esta máquina tiene el dudoso honor de ser la máquina de churrería más copiada de la historia: 3 palancas de pomos redondos (incluso con el mismo color), la misma asa en el envase, enganche a pared/chimenea en 2 puntos, forma curvada del soporte, el freno.... Un solo inventor pero múltiples "fabricantes”. Más que sospechoso, ¿verdad?

 maquina churros oliva

El mercado español se ha saturado de maquinaria para churrería barata, de baja calidad y dudosa procedencia, ya que se ha copiado la estética de la máquina original pero no su calidad. El problema es que el ahorro no se hace solo a base de los materiales, las prestaciones o los acabados... muchos de ellos se hacen a costa de la eficiencia energética, de y lo que es peor, la seguridad. En algunos casos se incumple con la normativa vigente: es especialmente peligroso las freidoras sin termostatos, o máquinas sin desconexiones de seguridad ni certificaciones u homologaciones obligatorias… La administración, actualmente sin recursos para inspecciones, interviene cuando pasa algo.


La crisis ha propiciado el “todo vale" y los nuevos clientes y sin conocimientos sobre el sector, acuden a lo más barato confiando en que un vendedor, supuestamente fabricante, va a venderles una maquinaria que cumpla la normativa.


Desarrollar un nuevo producto, hacer prototipos e innovar no es fácil ni barato. La vocación de mejora continua necesita tiempo, recursos y esfuerzo, además de escuchar al cliente durante años e ir mejorando con sus comentarios. Puede parecer muy fácil copiar, pero ¿confiarías en una empresa que, autodenominándose fabricante, se limita a imitar el trabajo de otros?


Aprovechamos la entrada de este blog para hacer un reconocimiento público de la aportación de Ángel López Oliva (competencia y sin embargo amigo) al mundo de la churrería. Os prometemos otra entrada para contaros su interesante historia.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment: